Navegar en dhow por el Índico en Kenya

Dhow

Galu Beach, Diani (Kenya). Marzo de 2016. “UPEPO UMELALA”. El viento duerme. Es la frase en swahili de los pescadores cuando no hay suficiente viento para zarpar a vela. En este caso, para los kites, que duermen aburridos en el jardín.

Pero sopla lo suficiente para salir en un pequeño dhow hasta el arrecife.

¿Por qué no sales a navegar? Si quieres llamo a Juma y en un momento viene para acá – me dice el otro Juma, el de la kite school H2O Extreme.

NIMELALA KIDOGO PYIA, pienso yo para mis adentros. (“Me he dormido un poco también” estos días). Reacciono.

Yes, why not?. TAFADHALI UMPIGIE SIMU. ATAKUJA SASA HIVI? (Llámalo, por favor. ¿Vendrá ahora mismo?)

Una llamada y unos quince minutos más tarde distinguimos cómo su pequeño catamarán se acerca por el agua, empujándose con un largo palo de madera, que clava hasta la arena por la zona poco profunda. Un corto paseo con Captain Juma y su tripulante hasta la “Robinson Island” –un pedazo de arena en medio del mar turquesa-, un poco de buceo con gafas y tubo en el arrecife de coral y el gran placer de regresar a vela a puerto mientras cae el sol lentamente sobre Galu Beach.

En medio del mar, abrir con un machete un NAZI (coco) comprado antes en la playa a uno de los beach-boys y saciar la sed.

Son sólo un par de horas pero las saboreo con una mezcla de éxtasis y nostalgia: evoco los viajes en dhow con Captain Shee alrededor de Lamu, años atrás (en este post explicaba los proverbios que me enseñó Shee, y que me enviaba luego por mensajes), incluso hasta la lejana isla de Kiwayuu, muy cerca de Somalia. Me contaba sobre los vientos monzónicos, el KUZI (sur) y el KAZKAZI (norte) con el que viajaban árabes, indios, persas y africanos según la época del año. Aunque el cambio climático estaba alterando ya su estricto calendario de direcciones. Algún día volveré, pero ahora mismo me parece más seguro el sur de Mombasa…

Dhow

Juma, que conozco del año pasado, me cobra sólo 1.000 Ksh por la excursión. Algo menos de 10 euros. No hay muchos turistas en Diani estos días de marzo, lo cual es difícil de entender con toda la belleza que nos rodea. Me cuentan que las noticias sobre el ébola o los yihadistas, aunque caen bastante lejos de aquí, han hecho mella en el asustadizo turismo internacional, que ve África como un todo. Y el mes que viene llegan las lluvias…

AHSANTE, JUMA, NIMEFURAHI SANA. WAKATI NJEMA (Gracias, Juma, he disfrutado mucho. Que vaya bien)

KARIBU

No está muy hablador hoy. La mirada hacia proa bajo su “KOFIA” (gorro tradicional musulmán en la costa swahili), ricamente brodado en muchos colores. El sol cenital esconde su rostro entre una sombra muy oscura, que contrasta con los azules increíbles del mar y el cielo. Me imagino que tiene otras cosas de qué preocuparse. Como ahorrar un poco antes de que los pocos blancos abandonemos Diani casi por completo y empiecen a bajar persianas en muchos hoteles y restaurantes.

Cada día asoman más nubes blancas en el horizonte y en pocos días llegarán las primeras gotas a primera hora de la mañana. Aunque luego lucirá el sol todo el día. JUA KALI. En la mayoría de casas, com en los Frangipani Cottages desde esta mañana, se han puesto manos a la obra, cortando todo lo seco, limpiando el jardín y preparándose para plantar.

DALILI YA MVUA NI MAWINGU. Yo siempre con mis proverbios de colegio… “The sign of rain is clouds”

 

 

© Texto y fotos de Carles Cascón, 2016

 

WARNING: PUBLISHING IN PRINT OR DIGITAL MEDIA WITHOUT PERMISSION IS STRICTLY FORBIDDEN. Thanks for sharing this blog by using links

Publicado en kenya, Suahili | Etiquetado , , , , , , , , , , | Deja un comentario

Kitesurf en Kenya: regreso a mi pequeño paraíso

IMG_0149p72c

Galu Beach, Diani (Kenya). Febrero-marzo de 2016. Hay lugares que parecen hechos a la medida de nuestro particular Paraíso y he vuelto al mío sin dudarlo. Y sin rodeos, esta vez con un vuelo directo desde Nairobi.

Volver al Kenyaways a lomos de un boda-boda (moto-taxi), sintiendo el viento con olor a mar y palmeras en la cara bajo un “JUA KALI” (sol abrasador, en swahili) que sabe a gloria en estos dos últimos días de febrero de un año bisiesto.

Bajar el camino, saludar a Stephen en recepción – “HABARI ZA SIKU NYINGI”, “KARIBU TENA”, etc.- y contemplar de nuevo el azul turquesa y el blanco cegador de la arena, como una visión benefactora para el alma marchitada por la ciudad gris e invernal, enmarcada por la ventana del restaurante del Kenyaways, el relajante Lymingtons Bistro (“now under new management”). Como una postal perfecta que me dará la bienvenida un montón de veces las próximas dos semanas.

 

Encontrar abierto el centro de Kitesurf H20 Extreme, al lado de la barra del Lymingtons y al borde mismo de la arena. Saludar al staff, que conversa en el banco de madera y la hamaca, y a Boris, director del centro. Y empezar a cruzar los dedos para que el viento azote con fuerza los próximos días. Presiento que ha llegado mi despegue definitivo con el kite tras unas últimas sesiones algo frustradas, sin avances notables.

 

“Beware of monkeys”, recuerda el cartel del jardín. Los que no temen a los tirachinas de las camareras conseguirán alguna tostada o fruta en un descuido.

 

-VIPI MAMBO, RAFIKI. KARIBU

 

Me alojo esta vez en los Frangipani Cottages, que ha sido todo un hallazgo para mí, que viajo con presupuesto ajustado. Thomas Spitzer, músico de rock austríaco muy conocido en el área germánica por su grupo Erste Allgemeine Verunsicherung (EAV) y que lleva en Kenya unos 20 años, es mi anfitrión. Él y su pareja, la joven alemana Nora, me alquilan un cottage con cocina por 18 euros al día. La pequeña terraza y el jardín con piscina me saben a gloria. Lo encontré en Airbnb. Pagué dos noches por adelantado a través de la web y esperé a ver el sitio antes de alargar la estancia.

 

Galu Beach

Galu Beach

Cierto que en Diani los turistas que acaban aquí sus vacaciones tras los pertinentes safaris prefieren un hotel confortable a pie de playa. Aunque no me interesan para nada los grandes resorts, confieso que sería un placer quedarme en el Kenyaways, pequeño y encantador en la tranquila playa de Galu, con su propia kite school: mi personal paraíso secreto, no se lo digáis a nadie. Pero necesito algo más asequible para unas dos semanas. Frangipani está a unos pocos minutos andando del mar, al otro lado de la carretera que cruza Diani Beach de punta a punta. Dos calles más arriba del Diani Post Office. Nora me ha prestado su mountain bike y es un corto paseo pedalear a primera hora de la mañana (antes que el sol suba demasiado), a pillar algo de desayuno antes de prepararme un café en el cottage.

Un par de mangos, una papaya o plátanos, depende del día, en la frutería de la esquina. Y una riquísima tarta de manzana (apple crumble) del Kokkos Café & Bistro, por ejemplo.

Thomas de remojo en la piscina de cintura para abajo, como cada mañana a primera hora, trabajando en el portátil bajo la sombrilla y fumando sus cigarrillos. Un día descubro que se mete allí en pelotas.

 

Tras el desayuno, alcanzar a pie la carretera para parar un boda-boda (una moto-taxi) o un tuk-tuk (más barato pero más lento) hasta el Kenyaways, a unos 5 quilómetros y medio, justo después del Blue Marlin.

 

A esperar al viento.

No wind, no kite.

Sesión de Paddle Surf (SUP) un día sin viento

Si el viento es flojo, la alternativa es un par de horas de paddle surf, por ejemplo, y conversar en swahili con los pescadores que me encuentre en el agua con su pequeño dhow o un simple bote para lanzar el anzuelo. Jugar a vóley, andar por la arena, darse un baño o dejarse mecer por la brisa del mar en la hamaca, conversando con los dos Jumas (el grande y el pequeño), Salim o los instructores de la Kite School.

Un paseo a vela con captain Juma –otro Juma, con el que ya navegué el año pasado- hasta Robinson Island y hacer snorkel en el arrecife. O organizar un dhow hasta Chale Island, quizás hasta Funzi.

Para el kite hay que esperar. Paciencia. Pero, como digo yo, siempre es mejor esperar al viento en el Paraíso que esperar el autobús en la ciudad…

O como me consoló un kiter hablando de las frustaciones del aprendizaje, “the worse day at kite is better than the best day at the office”…

La frase habitual: “Maybe later”. O “maybe tomorrow”…

Siento cerca mi despegue definitivo. I feel it.

PENYA NIA PANA NJIA. El proverbio swahili suena en mi cabeza como un viejo mantra: donde hay un propósito, hay un camino.

IMG_0150p72

Almorzar en el Lymingtons el “catch of the day” (un delicioso red snapper con smashed papatoes, por ejemplo), o en plan rápido un veggie-burger para coger fuerzas para la sesión de kite. Buena comida, almohadas, zumo fresco de maracuyá, wifi, una luz increíble y la bendición de la brisa marina en estos días de “JUA KALI SANA”. Sonrisas entre los habitantes de este multicolor rincón de Kenya: familias africanas o europeas, surferos de distinto pelaje, unos entrañables y educados jubilados británicos charlando cada tarde en la barra como en un pub, pero en manga corta.

 

El Lymingtons está bien, pero no tardo en encontrar comida kenyata a precio kenyata. En el Africa Pot, por ejemplo, preparan un buen ugali con samaki (pescado) y mchicha (una especie de espinacas). Pero descubro que en el mismo Kenyaways… hay un pequeño puesto de comida oculto a la vista, en la parte interior del jardín, donde una mujer cocina comida tradicional para los empleados del hotel y el restaurante. A un precio africano, por supuesto. No se lo digáis a Stephen, pero me escapo allí a comer ugali, arroz o unas maharagwe (frijoles) con chapati por sólo 3 o 4 euros. Los monos merodean aquí a sus anchas, y aunque la cocinera intenta alejarlos con el tirachinas, no hay que perder de vista el plato en ningún momento…

 

No siempre encuentro ugali. Se termina pronto, a mediodía. Y en mis horarios en función de los vientos (y de la despreocupación) no es raro que sólo encuentre chapati y maharagwe. Así que acabo adaptando el conocido proverbio CHELEWA CHELEWA UTAMKUTA MWANA SI WAKO (si llegas tarde te encontrarás que el hijo no es tuyo): CHELEWA CHELEWA UTAMKUTA UGALI SI WAKO.

Se ríen. Los WAZUNGU solemos llegar tarde a los sitios. Y nos quedamos sin ugali: se lo han zampado ellos.

H2O Kite school

H2O Kite school

Me encanta conversar en swahili con el staff del H2O Extreme, aprender nuevos proverbios y curiosidades de Kenya. Incluso los beach boys, pesados a veces, te pueden dar interesante conversación si sabes llevarlos a tu terreno.

No es difícil imaginarse a uno mismo pasando aquí una larga temporada, sin duda.

Contra todo pronóstico. Yo, que siempre he buscado islas pequeñas y alejadas del mundanal ruido para una mejor inmersión cultural, que me he dejado seducir por la tranquilidad de Ibo, Ilha de Moçambique o las Querimbas (en Mozambique), Wasini Island y el archipiélago de Lamu con sus pescadores bajuni y su tradición swahili (en Kenya), o Corisco (Guinea Ecuatorial)… no tenía grandes expectativas puestas en la turística Diani, con su larga estela de hoteles, bares y –me temía- demasiados beach boys. Pero África tienes estas cosas, te cautiva sin avisar.

Sospecho que, por encima de todo, es la luz lo que me fascina. Una luz tan pura que te invade y te posee.

 

De acuerdo. Kite, playa, hamacas, pescado, terrazas en la arena y cervezas bien frías pueden dibujar una África irreal, una de esas burbujas para blancos fugitivos del frío y el estrés. Pero uno encuentra lo que busca. Mi instructora de kite, una joven checa que pasa aquí un total de tres meses combinando trabajo y placer con un ritmo de vida bastante austero, busca ratos para aprender a preparar chapati o ugali con cocineras kenyatas y para ampliar su incipiente vocabulario básico de swahili. Está en una nube de felicidad, y no es difícil ponerse en su piel: “lo vivido aquí en tres meses es como tres años para mí”, me dice. Aunque no pierde de vista, añade, de que todo esto tiene su lado “superficial”. Incluso su parte negativa, que afecta principalmente a las neuronas: “Noto que mi cerebro se vuelve realmente perezoso por el poco ejercicio mental. ¡Hay días que me siento… idiota!”, se ríe.

 

Y un par de historias africanas. Baño de realidad

Liz, la directora de la ONG Young Mother Kenya (YMK), que visité el año pasado (ver reportaje en este post), está en Mombasa y no podremos encontrarnos esta vez. Me manda un mensaje desde allí con malas noticias: me avanza que han perdido la financiación alemana y se ven obligados a “reorientar el proyecto”.

Uf, qué pena. (Unos días más tarde me dará más detalles por mail: han pasado a hacer el trabajo puerta a puerta, buscan fondos de ayuda para adquirir un nuevo terreno…). Una noticia triste, sin duda. Me pide ayuda para encontrar nuevos y serios espónsors.

África siempre a punto para darte un baño de realidad. No hay más que conversar con la gente.

Me despido con otra historia, la de una joven camarera (que llamaré Sandy) de uno de los bares de playa de moda en Diani, y uno de mis favoritos. Sandy entra a trabajar a eso de las 11 de la mañana y no sale hasta la noche, a menudo ya de madrugada. De lunes a domingo, sólo libra un día al mes. Pero de vez en cuando viaja al sur de Somalia a visitar a lo que queda de su familia. Mitad somalí, mitad kamba, perdió a su padre en la guerra en Somalia y cuando ella tenía 13 o 14 años escaparon a toda prisa a buscar refugio al sur, en Kenya. Ahora tiene 24 años y su madre cuida de la abuela en Murtha, un pueblo del sur de Somalia conocido también como Hola.

De vez en cuando, es decir, cuando puede, va a visitarlas. Porque necesita una semana para… poder estar solo un día (!) con ellas: el viaje son tres días de ida y tres más de vuelta. Se va a Mombasa y desde allí coge un autobús, que por cierto no es barato: 5.500 Ksh por trajecto, unos 50 euros al cambio actual. Una semana de viaje, muchas horas en la carretera que recorre la costa norte de Kenya hasta la peligrosa Somalia y 100 euros de transporte para compartir una sola jornada con su madre y su abuela. Por supuesto, tiene que pedir permiso especial en el trabajo y va a cuenta de sus días libres.

Lo que más me impacta es que esta pequeña chica asume un recorrido sola, en transporte público, que seguramente pocos blancos se atreverían a hacer ahora mismo. Tras los últimos atentados de Al-Shabab en tierra kenyata, como la matanza de Mpeketoni, muy cerca de Lamu (junio de 2014), y sin olvidar la masacre en la Universidad de Garissa (abril de 2015), el norte del país es una de las zonas que se recomienda evitar a los extranjeros.

Cuando le preguntas a Sandy si no le asustan los peligros de la carretera, se encoge de hombros. Como diciendo: “no choice”. No hay otra opción.

Era un miércoles, había “Taarab Night” en el bar con un grupo en directo y habíamos empezado la breve charla en la barra del fondo con unos proverbios swahili. Ambiente relajado, mezcla de kenyatas y wazungu. Chicos y chicas de Diani con peinado afro pero “brazilian style”, muy cool ahora mismo.

El coraje de los africanos nunca deja de sorprenderme y darme lecciones.

-¿Cómo era “sonrisa” en swahili?

-TABASAMU. NAPENDA TABASAMU YAKO

 

© Texto y fotos de Carles Cascón, 2016

WARNING: PUBLISHING IN PRINT OR DIGITAL MEDIA WITHOUT PERMISSION IS STRICTLY FORBIDDEN. Thanks for sharing this blog by using links

Publicado en Àfrica, kenya | Etiquetado , , , , , , , , , , , , , , | Deja un comentario