About

Cómo se me inoculó el “mal d’Afrique” a los 22 años…

TransharianaMapaB

En 1991 tuve mi bautizo africano cruzando el Sáhara en coches de segunda mano en un, digamos, ajetreado trayecto desde Sabadell (Barcelona) hasta Bamako (Malí) liderado por un par de paisanos míos, dos Jordis, a los que no conocía de nada hasta que colgaron una nota buscando viajeros en la Facultad de Ciencias de la Comunicación, en la que estudiaba mi tercer curso de Periodismo.

A mis tiernos 22 años, y con el virus del viaje contagiado ya en un puñado de países europeos visitados en mochila, me embarqué con aquellos nueve blancos sedientos de aventura para recorrer en cinco coches comprados a saldo (dos viejos Peugeot 504, un Seat 124, un Seat 1430 y un desvencijado Renault 12 familiar) la distancia que separa Sabadell de Bamako: 7.700 intensos e inolvidables kilómetros (bueno, para mí: ellos regresaron antes).

Cruzamos en barco de Algeciras a Ceuta y seguimos por Marruecos y Argelia para llegar a Níger tras los 600 km. de pista sahariana desde Tamanrasset a Arlit (la única parada fue el puesto fronterizo en Assamakka/In Guezzam) en la que teníamos que seguir las balizas (no había GPS) para no perdernos en el horizonte de arena. Bidones de agua, gasolina, comida y unas planchas para desenterrar los lamentables vehículos en caso de quedarnos “ensablés”, como así fue en muchas ocasiones… sin mencionar los pinchazos.

No es el momento de contar aquí aquél descubrimiento para mí de la gente fascinante del Magreb, el Sahel, el desierto, los maravillosos osasis argelinos y, al fin, la soñada África Negra. Descubrimos Agadez y, en Niamey, tras vender los coches, debíamos volver todos a casa en avión, pero decidí que yo me quedaba un poco más. Anulé mi vuelo, me despedí de mis compañeros de alegrías y penurias africanas y continué con el único coche que nos quedaba (el R-12 TS familiar) junto a un espabilado argelino que conocimos en el taller mecánico de Tamanrasset, Tahar, dedicado al comercio de coches y piezas de recambio (y quién sabe qué más) entre uno y otro lado del Sáhara. No sabía si podía fiarme mucho de él pero me daba igual: ¡quería continuar a cualquier precio! Allí empezaba el viaje africano “de verdad”, pienso ahora.

Desde Níger cruzamos Tahar y yo solos toda Burkina Faso y pasamos a Mali, donde acabé mi viaje en Bamako, desde donde tomé finalmente un accidentado vuelo (la conexión en Argel se esfumó de la noche al día) de regreso a casa. En total, unos 7.700 quilómetros por carreteras agujereadas y polvorientas. Con mi bolsa de fotografía robada en Ouagadougu (¡con más de la mitad de los carretes hechos y mi diario de viaje!), justo después de ser detenido y retenido en la comisaría del mercado precisamente por… sacar fotos a edificios públicos (salí de allí con mi pasaporte gracias a paciencia y mano izquierda, aunque no las tenía todas). Con éste y un puñado de sobresaltos más, sobretodo en controles de carretera, pero un montón de intensas sensaciones vividas, quedó inoculado en mí el llamado “mal d’Afrique”.

Entonces no lo sabía. De hecho, tras vivir en solitario unos últimos días complicados en un Mali inestable, en manos de los militares, me dije a mí mismo que no volvería solo a África. Lo hice al año siguiente. Pero para vivir lo que me quedaba pendiente: la vida cotidiana con una familia africana. Fue en Togo, en 1992. Ya había comprobado la diferencia entre VER y VIVIR África, o la diferencia entre vivirla solo y en la “burbuja” de un grupo de blancos. Ahí empezó todo.

Desde entonces, mi “mal d’Afrique” me ha llevado cada año al continente a aprender los ritmos y danzas de Senegal (una decena de veces) o la lengua Swahili en Zanzíbar, por ejemplo. Antes de iniciar este blog, y cuando aún tiraba fotos en Kodachrome y Ektachrome con mi Nikon analógica y no utilizábamos internet (ni mucho menos Google Maps) y viajábamos con guías y mapas de papel, tuve el privilegio de viajar al citado Togo, su vecino Benín, los campamentos saharauis en Tinduff (Argelia) -como periodista-, Senegal, Gambia, Etiopía, Eritrea, Tanzania, Mozambique, Kenya, Egipto, Marruecos otra vez, Cabo Verde

Con repetidas visitas a los países que más me han fascinado o donde he tejido más relaciones con familias de allí, he seguido por Camerún, Congo-Brazzaville, Guinea Ecuatorial u otra vez Kenya y su maravillosa costa del Índico donde puedo practicar y mejorar mi Swahili con placer (además del kitesurf).

Update: en junio de 2018 he estado por primera vez en Uganda y Ruanda, un viaje de tres semanas del que espero dar buena cuenta en breve en este blog.

Más de 26 años después, que siga así por muchos más y lo podamos contar, con humildad y pasión. Aprendiendo siempre.

PENYE NIA PANA NJIA

Donde hay un propósito, hay un camino (proverbio swahili).

Carles Cascón. Junio de 2018

 

 

(PREVIOUS TEXT IN ENGLISH):

Too often we read or hear about Africa in negative terms, not to mention the news in television or print media. This is not only unfair but unreal, because the dominant view of the continent ignores an important part of the reality.

This blog is about Africa from another point of view: positive, respectful, passionate… and with plenty of humour and love. All you find here are personal stories about my experiences in/with Africa, with my own original texts and pictures.

This is a blog written first in Catalan (because this is my mother language) and now in Spanish, but you can easily translate it into English or other languages by means of different Explorer tools such us Firefox, Google Chrome, and others (nevertheless, I wouldn’t trust the results too much…)

I hope you will enjoy it and can share my love for Africa. Feel free to contribute your comments.

Ahsante, Abaraka, Agpé, Amassaguenaló, Jërejëf, Nassom, Akiba, Matondo…

C.C.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s